jueves, 16 de octubre de 2008

Mal de horarios

A nadie le extraña el lío que se está montando con el tema de la jornada intensiva en los colegios de Educación Primaria.Son muchas las partes interesadas: maestros, instituciones, padres, y sobre todo alumnos (aunque creo que a estos nadie les ha preguntado). Normalmente se enfrentan dos versiones bastante distantes. Unos opinan que lo que quieren los maestros es trabajar menos (?????), y que por eso se "han inventado" la jornada intensiva para los colegios. En cambio, otros, reflexionan un poco más y piensan que a lo mejor serían demasiadas horas seguidas de docencia para niños tan pequeños. Estos últimos suelen ser los mismos que opinan que entrar al Instituto con once-doce años es demasiado pronto.
Realmente creo que se ofrece muy poca información sobre este asunto, apenas se nombra en los medios de comunicación, ni tan solo se nombra en la carrera de Magisterio, aún hay compañeros míos que desconocían el tema. En cambio, hay colegios que ya han aprobado este proyecto, otra cosa es que se lleve a cabo o no.
Muchos de los padres con los que he estado hablando de este tema, se echan las manos a la cabeza con sólo nombrárselo. Piensan que se complicará mucho la relación familia-trabajo, ya que muchos no podrían recogerlos a la hora de acabar el cole.
Es un tema de complicada resolución, pero , realmente el colegio debe pensar en el horario laboral de los padres o este es otro cantar?

2 comentarios:

Antonio dijo...

Es difícil conciliar posturas en este tema. Quizá si los colegios se convirtiesen en centros sociales se podría dar una respuesta integral que contentase a todos. No hace mucho, se discutió sobre esto en el blog de Lourdes Domenech.
Un saludo y gracias por la visita.

David de las Heras dijo...

Més enllà dels horaris, hem de pensar en els mateixos infants. Quines són les hores que rendeixin més?